COP15: las decisiones que se tomen en la Cumbre Mundial de Diversidad Biológica determinarán el futuro de la especie humana

COP15: las decisiones que se tomen en la Cumbre Mundial de Diversidad Biológica determinarán el futuro de la especie humana.
  • Del 11 al 15 de octubre se celebra la primera parte de la Cumbre Mundial de Diversidad Biológica (COP15) en la que participa Ecologistas en Acción.
  • La confederación ecologista reclama mayor ambición política a los gobiernos en las negociaciones para acordar el Marco Global de Biodiversidad Post 2020, capaz de detener totalmente la pérdida de diversidad biológica en 2030.

Tras dos fracasos, en 2010 y 2020, del acuerdo mundial para detener la pérdida de biodiversidad, y después de tres rondas de negociaciones, continúa la elaboración del Marco Global Post 2020. Este documento definirá los compromisos de los gobiernos para  detener la pérdida de biodiversidad y recuperar los procesos ecológicos de los que dependen todos los seres vivos, también los humanos.

El acuerdo, que debía aprobarse en 2020, se retrasó debido a la pandemia. La aparición de la COVID-19 ha sido una muestra clara de los vínculos entre biodiversidad y salud humana. Cuando se destruye la biodiversidad se destruye el sistema que sustenta la vida. Un ecosistema sano supone una barrera natural de control de plagas y patógenos y previene la aparición de nuevas enfermedades zoonóticas. Las causas detrás del auge de enfermedades zoonóticas son las mismas que están provocando la pérdida de biodiversidad: deforestación, invasión de hábitats de vida silvestre, la agricultura y ganadería industrial, la gran utilización de plaguicidas, la pesca marina o la caza.

Sin embargo, para Ecologistas en Acción este retraso no justifica que el último borrador del Marco Global Post 2020 continúe siendo un acuerdo voluntario, que los gobiernos pueden o no cumplir, que no se hayan incorporado medidas concretas que garanticen que aplicando este acuerdo en 2030 se logre detener la pérdida de biodiversidad, y que todavía no exista financiación suficiente para hacer cumplir este acuerdo. Es esencial que este acuerdo incluya mecanismos para atajar las causas subyacentes de la pérdida de biodiversidad, entre las cuales destaca la necesidad de cambiar el modelo económico imperante en el mundo.

Ya en el año 2000 y en el 2010 los países miembros de la Convención de la Biodiversidad se comprometieron a detener la pérdida de biodiversidad en 2010 y 2020, compromisos que los responsables políticos incumplieron. En el caso español, ni los gobiernos del Partido Popular ni los del PSOE adoptaron medidas específicas para intentar cumplir estos acuerdos, demostrando, según Ecologistas en Acción, un nulo interés en esta materia.

Si las administraciones españolas e internacionales continúan dando la espalda a la biodiversidad, tal y como advierten la ciencia y el movimiento ecologista, se pondrá en riesgo el oxígeno que se respira y que producen las plantas, así como la capacidad de almacenar carbono, ambas importantes para la regulación del clima y la creación de aire respirable. También están seriamente afectados los ciclos biogeoquímicos, como los del agua, el nitrógeno o el fósforo, esenciales para la vida salvaje, para la agricultura y, por tanto, para la vida humana.

Si la biodiversidad deja de proporcionar alimento o se pierde la polinización y el control de plagas, así como la salud del suelo, el ser humano será una de las especies más perjudicadas. Por ello, tanto por razones éticas como meramente utilitarias, es vital realizar ya las transformaciones necesarias para que la sociedad viva en armonía con la naturaleza. Las decisiones que se tomen en la Cumbre Mundial de Diversidad Biológica determinarán el futuro de la especie humana.