El gasoducto Midcat es innecesario y acelera la crisis climática

El gasoducto Midcat es innecesario y acelera la crisis climática
  • Ecologistas en Acción pone sobre la mesa datos que demuestran que la Unión Europea no necesita el MidCat.
  • La organización considera que la crisis energética debe resolverse con un modelo eficiente, basado en el ahorro y las renovables dimensionadas.
  • El proyecto tardaría como poco unos tres años, no resuelve la crisis a corto plazo y no está claro que pueda servir para transportar hidrógeno.

Tras la reafirmación de Pedro Sánchez, junto al canciller Scholz, de impulsar un gasoducto entre el Estado español y el francés que permita exportar gas a Alemania, Ecologistas en Acción vuelve a mostrar su profundo rechazo a esta infraestructura. La organización la considera innecesaria, además de contraria a la urgente transición energética hacia un modelo renovable y democrático.

La organización ecologista basa su posición en varios informes técnicos y científicos. En primer lugar, un informe publicado en marzo de 2022 por la consultora Artelys que demostró que una infraestructura de gas construida hoy no tendría utilidad en 2025 (fecha en la que podría finalizar el MidCat según algunos cálculos), ya que para entonces la demanda de gas en la UE habrá sufrido un fuerte descenso.

Una conclusión similar derivó de un estudio realizado por la organización Bellona, que recomienda invertir en renovables en lugar de hacerlo en infraestructuras de gas e hidrógeno. Por su parte, el think tank independiente EG3 publicó un informe que demuestra que las energías limpias pueden sustituir dos tercios de las importaciones de gas ruso para 2025, fecha en la cual el MidCat podría comenzar a utilizarse. El mismo informe concluye que no se necesitan nuevas infraestructuras de importación de gas, ya que son suficientes 51 bcm de importaciones de gas de origen alternativo a través de los activos existentes.

A estos documentos se une el de la fundación europea para el clima (ECF), en el que demuestran que no es necesario ningún nuevo gasoducto en Europa. El informe admite el riesgo de escasez de suministro de gas, pero asegura que es posible evitar la escasez mediante planes extraordinarios de ahorro de energía, suministros alternativos, y un cambio rápido hacia soluciones energéticas limpias, bombas de calor y renovación de viviendas.

Por otro lado, Ecologistas en Acción asegura que el proyecto es incompatible con los compromisos climáticos del Estado español y de la UE. En este sentido, Marina Gros, coordinadora de la campaña ‘La verdad del gas’ de la organización ecologista, ha declarado: “Si la UE quiere cumplir con el objetivo climático del Acuerdo de París, debe dejar atrás el uso del gas fósil antes de 2035. No tiene sentido construir una infraestructura como el MidCat, que probablemente no se pueda concluir antes del 2025. Y eso siendo muy optimistas.”

“Tras haber sufrido un verano de intensas olas de calor e incendios inapagables, que sabemos serán cada vez más frecuentes con el calentamiento del planeta, no podemos perder más tiempo para afrontar la emergencia climática”, ha añadido Gros.

La organización ecologista señala que, para resolver la crisis energética, los esfuerzos deberían enfocarse en la reducción de la demanda –garantizando el acceso a la energía de la población más vulnerable– y en la resiliencia energética.

“Alemania es de los países con más emisiones per cápita a nivel global y europeo y el sexto país que más ha contribuido históricamente al cambio climático. Debe, por tanto, realizar grandes cambios en su modelo de producción y consumo, hasta alcanzar la descarbonización, y dejar de imponer medidas al resto de países europeos en su propio beneficio. Lo contrario sería ir en contra de la justicia climática”, ha recalcado Maria Garcia, portavoz de Ecologistes en Acció de Catalunya, quien recuerda la lamentable presión del Gobierno alemán para incorporar el gas dentro de la taxonomía verde de la UE, así como la irresponsabilidad climática del Govern de la Generalitat de Catalunya por apoyar la construcción del gasoducto.

Ecologistas en Acción ha recordado que, según el IPCC, el metano, principal componente del gas natural, tiene un potencial de calentamiento global 86 veces superior al del CO2 en una escala temporal de 20 años. Las fugas de metano suceden en toda la cadena de producción, transporte y distribución. La construcción de nuevos gasoductos conllevaría la utilización de este combustible fósil durante muchos años más, contribuyendo a ahondar en la emergencia climática actual. Al mismo tiempo, la confederación ecologista pone de manifiesto que hay serias dudas técnicas de que un gasoducto pueda utilizarse para el transporte de hidrógeno y de si tiene sentido hacerlo por las pérdidas energéticas que conlleva.