IV Día de las Vías Pecuarias y los Caminos Públicos

Se convocan marchas senderistas para defender el derecho de tránsito en el medio rural y exigir que no se permita la caza en vías públicas
  • El 17 de marzo se celebra el IV Día de las Vías Pecuarias y los Caminos Públicos para reivindicar su papel en el desarrollo rural y el medio ambiente, y concienciar sobre sus amenazas.
  • Esta edición se reclama a las administraciones públicas a que dejen sin efecto las modificaciones de la ley de caza que permitirían otorgar derechos de caza en estas zonas de dominio y uso público, generando con ello un grave perjuicio social y económico y riesgos de seguridad.

El próximo 17 de marzo se celebra la cuarta edición del Día de las Vías Pecuarias y los Caminos Públicos, que convocan conjuntamente la Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos, la Federación Española de Deportes de Montaña y Ecologistas en Acción.

El objetivo de este día es reivindicar, a través de la organización de marchas senderistas a lo largo y ancho de España, la importancia del patrimonio que representan las vías pecuarias y caminos públicos como red que vertebra el medio rural y facilita el libre acceso al ocio y deporte saludable en el medio natural, con beneficios sociales y económicos evidentes en todos los municipios.

Su protección y defensa es una necesidad urgente. Por ello, esta edición centra su mensaje en el grave ataque que están a punto de sufrir estas infraestructuras verdes de la mano de la iniciativa del gobierno y de los grupos políticos de las Cortes de Castilla-La Mancha de aprobar una enmienda a la legislación de caza que, como reza literalmente el texto de la misma, permitiría otorgar derechos de caza a titulares cinegéticos en vías pecuarias, caminos públicos y senderos señalizados.

Este cambio normativo, que obedece a una reiterada pretensión de las organizaciones cinegéticas, va más allá de lo que pedían hasta ahora en esta y en otras comunidades autónomas: que se cortaran estas vías públicas durante las cacerías. Ahora se otorgaría el derecho de cazar en terrenos de dominio público donde la normativa básica no lo permite, lo que no solo implicaría el corte de vías rurales públicas, sino el ejercicio de un derecho privativo que impide el libre ejercicio del acceso y el tránsito al medio rural y natural. Ello provocaría, además, una gran incertidumbre y un riesgo para la seguridad de las personas que quieran transitar por estas vías para ir a sus fincas, trasladarse de un pueblo a otro, hacer deporte o simplemente pasear.

Las organizaciones convocantes consideran que esta modificación de la legislación de caza atenta contra el dominio público y contra los derechos más elementales de libre tránsito de la ciudadanía: no solo es injusta y privatizadora, sino que violaría derechos y principios constitucionales al ir contra de normativa estatal básica y al derecho de libre circulación del artículo 19.

Por todo ello, el 17 de marzo se han convocado numerosas marchas senderistas, a las que se invita a participar a toda la ciudadanía en un día reivindicativo pero también de disfrute.