La minería submarina podría reducir un 15 % las capturas de la flota española

  • Un estudio científico confirma las advertencias de Ecologistas en Acción sobre los impactos que tendrían estas explotaciones sobre la pesca y los ecosistemas.
  • La organización ecologista demanda al Gobierno un cambio de posición en la Alta Autoridad de los Fondos Marinos y defiende una moratoria a la minería submarina.

Ecologistas en Acción y Seas At Risk llevan años alertando sobre los impactos que la minería submarina tendría no solo en los hábitats prístinos y especies vulnerables de corales y campos de esponjas que acogen los fondos marinos, sino también en muchas de las especies de consumo humano. Así se advertía en el informe ‘Ojos que no ven… La minería submarina en España’ y en el reciente estudio ‘En la encrucijada: el papel de Europa en la minería submarina’.

Un nuevo artículo publicado en la revista científica Marine Policy confirma estas advertencias. Sus páginas incluyen datos alarmantes sobre las consecuencias que las nubes de sedimentos provocadas por la minería submarina tendrían sobre la pesca de algunas de las principales especies comerciales que se consumen. Estas enormes columnas de sedimentos provocadas tanto por la actividad minera en el fondo como por la reinyección de residuos pueden desplazarse cientos o miles de kilómetros dependiendo de las corrientes.

La flota pesquera española sería una de las más expuestas, ya que los efectos de la minería submarina podrían afectar al 15 % de sus capturas de túnidos en el Océano Pacífico y al 10 % de las capturas de barcos españoles en la dorsal del Atlántico. Aunque el estudio no incluye otras especies, Ecologistas en Acción señala que los resultados serían todavía más alarmantes si se extrapolan a las zonas de pesca próximas a las costas españolas que también han levantado interés por sus depósitos minerales.

Moratoria frente a la postura prominera de España

Ante la evidencia de sus impactos, Ecologistas en Acción cuestiona que el Gobierno español continúe confiado a técnicos manifiestamente partidarios de la minería submarina su representación en los órganos de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

Desde 2007 esta representación ha recaído siempre en miembros del Instituto Geológico y Minero de España. De esta forma se ha marginado a la comunidad científica que mejor podría contribuir al análisis de los potenciales impactos ambientales y a su prevención. También ha excluído a las organizaciones ecologistas y pesqueras, que durante los últimos años han documentado los previsibles efectos de la minería submarina.

En los próximos meses debe renovarse la Comisión Jurídica y Técnica de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, organismo internacional responsable por regular la minería submarina en alta mar. Por ello, Ecologistas en Acción reclama al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que cambie su criterio de renovación y defienda la integridad de los fondos oceánicos frente a la amenaza que supone la minería submarina. Esto, según la organización ecologista, pasa por adoptar una moratoria como la que ya pidió el Parlamento Europeo.

Impacto desconocido sobre el banco pesquero canario-sahariano

Según Ecologistas en Acción, las investigaciones de minería submarina en el monte submarino Tropic, situado a 250 millas náuticas (463 km) al suroeste de la isla de El Hierro, y los demás montes submarinos que se encuentran al sur de las Islas Canarias, son especialmente preocupantes. Las continuas misiones de investigación que están extrayendo muestras de mineralizaciones de costras y nódulos de ferromanganeso, fosforitas y rocas volcánicas mediante minisubmarinos no tripulados, anticipan el interés comercial por explotar la zona.

En 2017 se anunció la existencia de un depósito de 2.600 toneladas de telurio en el Tropic. Al mismo tiempo se ha estimado que las cortezas con interés comercial (con mineralizaciones ricas en cobalto) se extienden sobre una superficie de más de 16.000 km2, cubriendo casi todas las elevaciones de los montes submarinos, así como otras zonas entre Gran Canaria y Fuerteventura, al noroeste de Lanzarote y en las proximidades de La Palma y El Hierro.

Elena Solís, portavoz de Ecologistas en Acción: “Una explotación en estos espacios submarinos tan delicados no sólo podría llevar a la ruina al sector pesquero, sino que implicaría la destrucción de una zona propuesta para su designación como Área Marina de Importancia Ecológica. El Monte Tropic presenta un gran número de ecosistemas marinos vulnerables, incluyendo una alta densidad de jardines de ortocorales y corales negros, arrecifes de aguas profundas con Solenosmilia variabilis, campos de crinoideos y hábitats de esponjas de aguas profundas”.