Un abrazo ciudadano al Mar Menor es el punto final campaña Mediterráneo en Acción

El abrazo ciudadano al Mar Menor pone punto final a la campaña Mediterráneo en Acción.

El Diosa Maat, la embarcación de Ecologistas en Acción, ha participado hoy sábado 28 de agosto en una acción ciudadana por la defensa del Mar Menor, convocada por la plataforma ILP Mar Menor y el colectivo Abraza el Mar Menor.

  • Con esta acción el velero cierra su campaña Mediterráneo En Acción, con la que ha navegado durante dos meses en defensa del litoral de la Región de Murcia y del País Valenciá.
  • Además de la defensa de la laguna salada, el Diosa Maat ha apoyado luchas locales y vecinales como la denuncia de los problemas de vertidos en la costa alicantina, el cierre de la central nuclear de Cofrentes, el plan urbanístico “Manhattan” en Cullera, o la defensa de un Paraje Natural Municipal en Santa Pola, entre otros.

El velero de Ecologistas en Acción ha participado hoy en apoyo de la cadena humana para abrazar al Mar Menor, recorriendo las zonas más emblemáticas del paraje natural y alzando sus pancartas por un Mar Menor vivo. El objetivo: protestar por la mala gestión de la laguna salada y pedir a los responsables políticos que pongan fin a este desastre ecológico.

El velero ha atracado esta noche en el puerto de San Pedro del Pinatar y a las 12 de la mañana entraba en el Mar Menor para apoyar el abrazo ciudadano. El velero pasará el día en el centro de la laguna, cerca de la isla volcánica Perdiguera, donde desplegará pancartas en defensa de la laguna y tomará imágenes del estado de las aguas.

Ecologistas en Acción lleva años denunciando la terrible situación que atraviesa el Mar Menor y esta semana ha vuelto a lanzar la voz de alarma, ya que en los últimos días están muriendo miles de peces y crustáceos a orillas de la que fuera la joya de la corona del medio ambiente regional. La principal causa de este desastre natural es el proceso de eutrofización que sufre desde hace varios años por la entrada de fertilizantes de origen agroindustrial.

Como parte de la plataforma SOS Mar Menor, la organización ecologista ha trasladado sus propuestas a la ministra Teresa Ribera, entre las que destaca la retirada inmediata de cualquier superficie de regadío ilegal, y la creación de un anillo verde perimetral totalmente libre de fertilizantes.

El Diosa Maat concluye de esta manera su campaña estival Mediterráneo en Acción, que también comenzó hace dos meses en el Mar Menor. Durante los meses de julio y agosto, el velero ha navegado desde Murcia hasta Vinarós (Castellón) y en cada una de sus paradas se ha unido a plataformas locales y asociaciones vecinales para apoyar su trabajo en la defensa y protección de nuestro entorno.

Dos meses de Mediterráneo en Acción

Durante sus primeras semanas de travesía la embarcación de Ecologistas en Acción denunció los problemas de vertidos en la costa alicantina, señalando las lamentables condiciones de la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Rincón de León, que vierte aguas residuales sobre el Espacio Marino protegido de Tabarca. También el vertido directo de aguas fecales en Cala Baeza, Campello, en el entorno litoral del parque natural de Serra Gelada entre Benidorm y Altea, o los problemas de depuración en Xàbia.

En su travesía hacia el norte del litoral, el Diosa Maat se sumó a una jornada protesta en la desembocadura del río Júcar para exigir el cierre de la central nuclear de Cofrentes. Bajo el lema “Rius i mars vius, no radioactius”, denunció junto a otras organizaciones la amenaza que las instalaciones de la central -ya caducada y amortizada- representan para este emblemático río a nivel sanitario, económico y ecológico.

Además, en la protesta la organización ecologista mostró su oposición al plan urbanístico “Manhattan” en Cullera, que planea la construcción de edificios, hoteles, y puerto deportivo para recibir a 20.000 turistas junto a la desembocadura del Júcar. En palabras de Adolfo Quiles, portavoz de Ecologistas en Acción en el País Valenciá, se trata de “una barbarie de destrucción del litoral y aumento de la contaminación, que atenta directamente sobre la salud pública y nuestro entorno”.

Por ello, la organización pide una moratoria urbanística y de infraestructuras que acabe con los proyectos que atentan con la salud de nuestro territorio, amenazado por la desertificación, como el proyecto “Manhattan” o la ampliación del puerto de Valencia.

A su paso por Castelló el velero también denunció la masificación del parque natural de la Sierra de Irta y aprovechó para inaugurar la exposición “Sin biodiversidad no hay vida”, de Ecologistas en Acción, en el Centro de Interpretación de la playa del Pebret. Asimismo, se organizaron jornadas de limpiezas de playas: en el parque natural (desde la playa del Pebret hasta la playa de La Basseta), o en la playa del Cervol (Vinaròs), donde varios buzos voluntarios complementaron la jornada con una limpieza de los fondos marinos.

De nuevo rumbo hacia el sur con destino Mar Menor, el velero pasó por Santa Pola para apoyar el cese de la actividad cinegética en el cabo de l’Aljub y la creación de un Paraje Natural Municipal, de sobra justificado por los valores paisajísticos y ambientales que presenta. También se aprovechó la mañana del domingo 22 de agosto para pedir la restauración ambiental del río Vinalopó.

Alberto Bernabé, coordinador del velero Diosa Maat en el País Valencià: “Este año el velero Diosa Maat ha navegado y trabajado en condiciones excepcionales debido a la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, el empeño de la tripulación, el voluntariado, los grupos locales, las federaciones valenciana y murciana, así como de toda la confederación de Ecologistas en Acción, ha dado sus frutos y hemos podido sumarnos a todo tipo de luchas locales en defensa de nuestro litoral y nuestro mar Mediterráneo”.