Verdemar insiste en la falta de explotación de los recursos del Pinar del Rey en San Roque

Para Verdemar Ecologistas en Acción la falta de la explotación de los recursos naturales y la falta de tareas selvícolas en el Pinar del Rey en San Roque, llama la atención por su ausencia. Muchos de los pinos están “tiesos”, es decir muertos y esqueléticos debido a la nula atención. Prácticamente no hay brotes que vayan ocupando espacio, hay que recordar que entre la erosión natural, los vehículos de motor de todo tipo y las malas prácticas no da lugar a una generación de jóvenes árboles que sustituyan a los que se van perdiendo.

No se preparan los pinos talando las ramas secas para dotarles de copa y así producir piña. Igualmente, no se hace una buena gestión del corcho, ni de los pastos.

Verdemar ha realizó una propuesta al Ayuntamiento para el aprovechamiento de la piña del Pinar con la que se podrían crear 20 empleos.

Para la asociación el propio Ayuntamiento podría encargarse de la organización y gestión de la recogida, el tratamiento y la posterior comercialización del piñón. No existe una clara planificación del pinar, hasta ahora solo se ha movido tierra para crear zonas de juegos que alteran el paisaje modifica el terreno y por lo tanto la vegetación.

Para realizar este proyecto, apuntan a la creación de dos escuelas talleres: una de tratamientos selvícolas y otra de recogida, tratamiento y comercialización del piñón. De este modo, opinan que se pueden crear nuevos puestos de trabajo durante todo el año. La recogida de piña se realiza entre noviembre y marzo, no obstante, los meses restantes tienen prioridad los trabajos de tratamiento selvícola en el Pinar y el preparo para la comercialización del piñón y su cáscara.

Así mismo, añaden que estos trabajos también mantendrían en mejor estado el Pinar del Rey y al mejorar el estado de los pinos (tratamiento selvícola), la producción de piña sería más cuantiosa y de mayor calidad. De esa manera también se realizaría un clareo que las copas y monte bajo para evitar que los incendios sean más virulentos.

En cuanto a la inversión económica, indican que la aportación inicial al proyecto se amortizaría rápidamente por los beneficios que reportarían los actuales recursos.

Los ecologistas cuantifican una media de 600.000 kilos de piñas por año, si bien algunos años supera el millón de kilos. Verdemar recuerda que en 1994 se recolectaron 1,5 millones de kilos de piñas, que se subastaron por algo más de 6.000 euros.