Las exenciones fiscales al sector aéreo le costaron a España 4.610 millones de euros en 2022

Las exenciones fiscales al sector aéreo le costaron a España 4.610 millones de euros en 2022
  • Según un estudio de la federación europea Transport & Environment, de la que forman parte Ecologistas en Acción y ECODES, España es el segundo país de la UE que más dinero deja de ingresar por los privilegios fiscales del transporte aéreo, por detrás de Francia.
  • En 2025 el agujero fiscal provocado por las exenciones a aerolíneas y billetes de avión podría aumentar hasta los 5.650 millones de euros.
  • La existencia de medidas para poner fin a las exenciones fiscales del sector habría supuesto reducir en 35 millones de toneladas las emisiones de CO2 en toda la UE en 2022.

España dejó de ingresar 4.610 millones de euros en 2022 a causa de las exenciones fiscales de las que goza el sector del transporte aéreo, según un estudio de la organización ambiental Transport & Environment, en la que participan Ecologistas en Acción y ECODES. Esa cifra es el equivalente al presupuesto anual de Barcelona y Valencia juntas, y suficiente para mantener la subvención de abonos gratuitos para trenes de Cercanías y Media Distancia en toda España durante casi 7 años. Según la investigación, en total los Estados miembros de la UE dejaron de ingresar 34.220 millones de euros del sector aéreo en 2022.

El estudio ha cuantificado los ingresos que el Gobierno de España debería haber recaudado del sector del transporte aéreo en dicho año si este no gozara de diferentes exenciones fiscales y sus enormes impactos climáticos fueran tenidos en cuenta. Al mismo tiempo, se ha comparado esa cantidad con la que realmente ha recaudado el Estado durante el año de referencia (2022). La diferencia entre ambos montantes es lo que se define como “agujero fiscal”.

En España el sector aéreo no paga impuestos por el combustible que utiliza y solo se aplica el IVA a los vuelos domésticos, a una tasa reducida del 10 %. Por otro lado, a diferencia de otros países de la UE, en España no existe ningún impuesto a los billetes de avión. Por último, el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE solo es aplicable a los vuelos dentro del Espacio Económico Europeo, por lo que las aerolíneas no pagan nada por las emisiones de sus vuelos transoceánicos o intercontinentales.

Según los resultados del estudio, España es el segundo país que más dinero pierde en impuestos del sector aéreo de toda la UE, por detrás de Francia y por delante de Alemania e Italia.

Del agujero fiscal de 4.610 millones de euros, las actividades de Iberia son responsables de 850 millones. El estudio distingue entre cargas fiscales atribuibles a las aerolíneas y a los pasajeros. Los impuestos sobre el combustible y el pago por las emisiones generadas son atribuibles a las compañías aéreas, mientras que el pago del IVA recae sobre las personas usuarias. Según los datos del estudio, en 2022 Iberia se libró de pagar 480 millones de euros por los capítulos que le corresponden.

Por otro lado, el estudio alerta del hecho de que, conforme aumenta el número de vuelos, el agujero fiscal se hace más grande. En efecto, según las conclusiones de la investigación, el agujero fiscal del sector aéreo en España podría crecer un 23 % en 2025 hasta los 5.650 millones de euros. Según las previsiones de Eurocontrol, en 2023 se alcanzará un 92 % de los niveles de tráfico previos a la pandemia, mientras que la recuperación completa está prevista para 2025.

Ante esta situación, el informe emite una serie de recomendaciones para eliminar los enormes privilegios fiscales de la industria del transporte aéreo, como por ejemplo la implantación de un impuesto al queroseno, la aplicación de un IVA del 20 % a todos los billetes y la ampliación del alcance del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE para que aplique a todos los vuelos que salen de la UE. En ausencia de ese tipo de medidas, el estudio recomienda la aplicación de un impuesto a los billetes equivalente al agujero fiscal del país.

Según la investigación, la reducción en la demanda que se daría como consecuencia de la subida de precios de los billetes provocaría importantes ahorros de emisiones de carbono a la atmósfera. Los cálculos realizados estiman que, de haberse puesto fin a las exenciones fiscales de este sector, en 2022 en Europa se habría ahorrado la emisión de 35 millones de toneladas de CO2, con un beneficio climático aún mayor si se tienen en cuenta los impactos diferentes del dióxido de carbono producidos por el transporte aéreo.

Pablo Muñoz, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado: “España se desangra por no gravar al sector aéreo. Iberia se acerca a beneficios récord este año, mientras arroja combustibles sucios a nuestros cielos. Pero el Gobierno no está dispuesto a tocar a su preciada aerolínea nacional. ¿Cómo pueden justificar ante la ciudadanía que cualquier persona pague más impuestos por su combustible mientras que las aerolíneas no pagan un céntimo?”.