Novedad de la banda venezolana/española, TODO BIEN TODO MAL “GRÍTAME”

www.dlvradio.es (7)

La joven banda Todo Bien Todo Mal pública “Grítame”, hoy 1 de marzo, un single de ritmo frenético producido por Carlos Hernández Nombela en el Castillo Alemán.

Todo Bien Todo Mal es una banda joven de indie rock con nacionalidad venezolana y española. Lo que nació como el proyecto en solitario de Andres Boissiere con un EP autoproducido en un piso de seis metros cuadrados en 2023, creció y ahora es un grupo de cuatro integrantes con trayectorias musicales muy diferentes. Sergio Gómez, guitarrista de la banda Rey Amarillo, Jaime Crisóstomo, ex-batería de Munset y Rafael “Boli” Pérez, el anterior bajista de la banda venezolana La Vida Bohème.

Todo Bien Todo Mal han unido sus influencias del rock japonés de los años 90 y 2000 como Number Girl y the Pillows, las capas abrumadoras de reverb y distorsión de My Bloody Valentine y Soda Stereo y el sonido venezolano clásico de artistas como Simón Díaz y Celia Todd. Todo esto se junta para hacer música honesta, estruendosa y ansiosa con un show en vivo eléctrico.

Este single frenético, “Grítame” replica ese ruido constante que tenemos en la cabeza cuando no podemos aguantar el peso del día a día y el miedo a sentir que cada persona que conocemos está harta de nosotros. Es el primer single como banda y está producido por Carlos Hernández Nombela (Los Planetas, Viva Suecia, Carolina Durante, Cariño, Niña Polaca…).

Una canción para enterrar la cara en la almohada mientras gritas. Para correr a toda velocidad sin ninguna dirección. Para desahogarte cuanto te estás ahogando. Tres minutos y medio para mirar a nuestras inseguridades a los ojos y reventarlas con un puñetazo.

El videoclip está inspirado en los openings de anime noventeros y el videoclip de Race for the Prize de The Flaming Lips.

Para plasmar estas intenciones en plano, Juan Antonio Gómez, el director de fotografía y operador de cámara, tuvo la idea de montar la cámara en una de las bicicletas de la banda. Lo que se ve en el videoclip es a la banda persiguiendo esa bici en el parque de Valdebebas de Madrid. La idea era lucir cansados en cámara y la manera más sencilla para hacerlo era agotarles durante la grabación y parece que lo consiguieron…. En el montaje, Andrés se centró en subrayar la energía frenética de la canción y la banda.

Tags

Share: